Experiencia en Hofmann

Una noche, Carles (mi pareja de vida) me hizo ver lo importante que es ser feliz y intentar cumplir tus sueños, que de vida solo hay una, y hay que vivirla lo mejor que se pueda. Fue él quien me animó a apuntarme a este Curso de Cocinero Intensivo en la Escuela de Hostelería Hofmann, en Barcelona. Solo diré que es una de las mejores cosas que he hecho por mi, y lástima no tener más tiempo y dinero para seguir formándome en este campo. Aquí os explico brevemente mi experiencia en esta escuela.

Sueño Tangible:

Cuando llamé a la escuela para informarme, solo quedaban 2 plazas! Finalmente, esta es mi cara de ilusión al inscribirme al curso unos días después. Chaquetilla limpia y planchada, trapos, cuchillos gravados con mi nombre, uno o 2 tuppers que volvian llenos al final de cada sesión, y mi libreta para tomar apuntes (contraportada by cmb).

En este curso en concreto, me han enseñado desde cómo coger bien el cuchillo (cosa que no hacía bien!), a afilarlos (con diferentes tipos de piedra), tipos de corte (más allá de ‘en rodajas o cuadraditos’), cómo hacer fondos, diferentes técnicas, incluso algún ingrediente (shiso rojo) y conceptos (umami) que desconocía. También he aprendido a cocinar en equipo, a ser más ordenada, organizada y pulcra en la cocina. En definitiva, me ha proporcionado una base culinaria sólida con la que poder cocinar y hacer nuevos platos con criterio.

¿A quién va dirigido? En esencia, a quien le apasione la cocina. En mi grupo había desde compañeros que trabajan y/o tienen un restaurante, y querían adquirir nuevos conocimientos y más ideas; otros trabajan en el sector pero en un ámbito distinto, o en profesiones que no tienen nada que ver pero han hecho esta incursión para decidir  si hacen ‘el cambio’; y también hay personas como yo, en donde la cocina es un hobby y que simplemente cocinan pero no tienen base alguna. En mi caso además, pensé que podía revertir en mi blog y me podía ayudar a crear otro tipo de platos, con más base y más profesionales. Y más adelante… quién sabe dónde acabaremos!? Son puertas abiertas al futuro.

 

Entre libros y platos:

Esta ha sido nuestra cocina, la que más solera tiene en Hofmann, y donde hemos aprendido (y sudado) mucho.  Los primeros días hicimos teoría (Libro de Técnicas Profesionales de Cocina), después empezamos con clase de cortes (algún dedo también cayó!). A continuación, seguimos con el Libro de Recetas del Curso Intensivo de Cocina, y 2 sábados hicimos clase de Gestión (Libro: Gestión y Control desde la Cocina), tengo que decir que al ser tan extenso, bajo mi punto de vista 2 sesiones no son suficientes. Finalmente, el último día de curso hicimos un examen final prácico y individual… uff! Qué día!!! os lo explico todo en este otro post!

Edu, mi mano derecha:

Al principio cocinábamos solos, pero poco después hasta el final de curso lo hicimos en parejas. Edu fue la mía, y tengo que decir que es un crack en todos los sentidos. Aprendí mucho de él también. De hecho, todos le preguntábamos si perdíamos el hilo! Solo tiene un “defecto”… la sal!! jejejeje! Todo más saludable, con poca basta… con lo que me gusta a mi que sepa sabroso! Intentábamos hacer un punto medio, que es en donde está el equilibrio ; )

Un sábado cualquiera:

  • 6 am: despertador, ducha, desayuno, mochila (enorme!) a la espalda (y exámenes o redacciones para corregir) y a la calle.
  • 7 am:  salía cada sábado para coger el bus a Barcelona.
  • 8:20 am: llegaba a la calle Argenteria, “redesayunaba” al lado de la Iglesia del Mar (al principio sola, después más compañeros se fueron uniendo!), y hacia clase! Levantarte muy pronto un sábado, hacer casi una hora de trayecto en bus y otra media hora en 2 metros, no supone esfuerzo cuando realmente haces algo que te apasiona.
  • 9 am: todo el mundo con la chaquetilla, libros y boli en mano, sentados, para hacer la parte teórica y más adelante el repaso de las recetas que haríamos a continuación. Notas, apuntes, curiosidades y algunos cambios, ya sea en ingredientes o cantidades para acabar de ajustar cada receta.

Before cooking…

  • Entre 9:30 -10 am: cuchillos, trapos, tuppers y libro de recetas + apuntes del día > hacia la cocina! Nos preparábamos “la mínima” (todo lo necesario para cocinar: tabla, cuchillos, etc). Ya teníamos en nuestro puesto una bandeja de desperdicios y los ingredientes necesarios para cocinar las 2 recetas que tocaban ese día.
  • 10 am (aprox): Dani, nuestro profe, empezaba a hacer la primera parte de la receta. El hacía, nosotros observábamos.
  • De 10:20 a 12h: cocinábamos en parejas, team-work! Cada vez que hacía falta una técnica o paso nuevo, volvíamos al pase y Dani nos enseñaba cómo hacerlo, después cada uno a su puesto.
  • De 12 a 12:20pm: Descanso!! Algunos se quedaban en la escuela (los frioleros, supongo), la mayoría bajábamos a la calle (con la indumentaria de cocinero) a tomar un café, y otros muchos días algunos no nos podíamos resistir y pecábamos comprando alguna pasta en la Pastelería Hofmann, que está muy cerquita de la escuela. Os recomiendo el adictivo croissant de mascarpone… está de vicio!!!!
  • De 12:30 a 13:45 pm: Acabar las 2 recetas, emplatar, valoración de Dani, dividir la comida en 2, ponerlo en tuppers, recoger y limpiar.
  • 14h: Cambiarse de ropa, hacer la mochila, y en mi caso correr hacia el metro para poder subir al tren lo antes posible y llegar a casa a una hora prudencial!!

Nuestros Platos y Emplatados:

Estos son algunos de los platos que hicimos Edu y yo:

Cocinábamos en equipo (por parejas), dividíamos tareas, emplatábamos solo un plato para enseñárselo a nuestro profe cocinero (Daniel Morros) para que lo catara y nos dijera pros y contras. Limpiábamos nuestra area de trabajo y quien quería se lo comía allí, y quien no: tupper y para casa! En mi caso, en mi tiempo libre intento volver a hacer las recetas en casa, ya que sino no me da tiempo a asimilar lo aprendido. Son muchos ingredientes, pasos y técnicas, que solo con la práctica se pueden llegar a dominar sin necesidad de los apuntes (lo de las verduritas a la Inglesa lo tengo por la mano! ; P ).

Entre Bambalinas:

Además, nos brindaron la oportunidad de ir (en pareja) a ver un pase dentro de cocinas en el Restaurante Hofmann. Fui con mi compañera Nadia, quedamos un poco antes para cenar algo y nos pusimos de observadoras dentro de cocinas. Es impresionante ver trabajar a los cocineros, todo sumamente organizado, pulcro y meticuloso, cuidando hasta el último detalle. Lo recomiendo! Nos prepararon un aperitivo y hasta nos dieron una copita de cava al final de la noche.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nuestro Grupo de Chiquis and Mummies:

Aquí os dejo fotos de nuestro grupo de chiquis y mummies!!! Además de aprender, nos hemos reido mucho, y nos lo hemos pasado genial! Destaco a: Leila, que nos ha cuidado trayendo mil y un vinos para “regar” nuestros platos; a Magda, con sus deliciosos postres en el descanso y mi mano izquierda; a JuanJo (has posat ja la xocolata?), Albert (Zipi-Zape), Gao (una crack, super práctica y divertida), Edu, y Jose con su sentido del humor; a Ross que nos hacía un resumen de todo lo explicado via whatsapp y que procuraba que no nos resfriáramos cerrando la ventana cada vez que se abría; Nadia… todo un solete!; a Patri, por su risa y alegría; a Rosa, con una energía desbordante; a Marta, por su tranquilidad y temple; a Natasza, Ricardo y Tanya, aportando experiencias de otras partes del mundo. Y como no, a Daniel Morros, nuestro profe incansable, grácias por tu paciencia, humor, y por ponernos a prueba en cuanto a ingredientes se refiere ; P

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En definitiva, la mejor promoción seguro! Ya os echo de menos!!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en MissAlegrías y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Experiencia en Hofmann

  1. Tote dijo:

    M’ha encantat l’article!, on queda clar que amb ganes, dedicació i voluntat (i amb una mica d’estalvis) es poden arribar a complir aquelles fites que, inicialment, potser semblaven molt llunyanes.

    I la Hoffman ja té una public relations!!!

    Ànims, nena, que tu vales mucho!!!

  2. Gemma dijo:

    Super guay l’article!! M´agradat moltissim el primer que has dit a l´article “..lo importante que es ser feliz y intentar cumplir tus sueños, que de vida solo hay una, y hay que vivirla lo mejor que se pueda…Solo diré que es una de las mejores cosas que he hecho por mi,…” Tens tota la raó!!
    Qui sap si en un futur el teu hobby es converteix en la teva professio ;). El que es veritat per mi es que amb amor tot els somnis es poden cumplir!
    Ets una mega crack!! Besitosssss!! xxx

    • missgustos dijo:

      Moltes thanks bonica!! Sempre obrint portes, mai es sap! I el que també és cert és que si els teus et recolzen i t’empenyen a complir somnis tot és molt més fàcil! Molts petonets per vosaltres també!!

  3. Laia dijo:

    Great Sandra!!
    Aprovecha al máximo ese don y sigue esos sueños…poco a poco los conviertes en realidad!! Esfuerzo y constancia te definen!
    Post genial, leyendote y viendo esa felicidad en las caras dan ganas de ir! Seguro que si alguien esta pensándo apuntarse en la Hofmann, le quitas todas las dudas!

    Muaks!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s